Más de 30 años en activo, Mónaco es una chuerrería emblemática de la localidad, conocida por sus deliciosos churros artesanos, el humeante chocolate a la taza (sin azúcar) y el excelente trato de todo el personal